La Iglesia Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz

Pablo 18 diciembre 2014 0


OratorioSanFelipeNeri

Es un templo barroco  edificado entre los años 1685 y 1719, fue proyecto de Blas Díaz. El Terremoto de Lisboa de 1755 destruyó su cúpula, la cual fue reconstruida en 1764, por el maestro Pedro Afanador.

A su fundación algunos se opusieron por considerar que ya había bastantes conventos. Fueron los presbíteros filipenses, Diego Liñán y Pedro Acebedo quienes obtuvieron licencia del obispo Fray Alonso Vázquez de Toledo para fundar un oratorio y misiones para los pueblos de la diócesis en la ermita de Santa Elena junto a las murallas de Puerta de Tierra, la edificación fue provisional; el actual oratorio, en el lugar que hoy lo conocemos se inauguró el 17 de noviembre de 1719.

La edificación actual. Exterior e interior

En su exterior encuentras  las lápidas que conmemoran el centenario de las Cortes de Cádiz, autoras de la Constitución de 1812. En el marco de este edificio se llevan a cabo dos veces al año las solemnes investiduras, el día de la Inmaculada y el de San Juan de Nuevas Damas y Caballeros de la Real y Benemérita Institución de los Caballeros Hospitalarios de San Juan Bautista.

Posee objetos muy valiosos. Su retablo mayor es de madera con estilo rococó, de mediados del siglo XVIII.  Este retablo consiste en un cuerpo dividido en tres calles por columnas corintias, sobre el que se eleva un ático. Lo encabeza un lienzo de la Inmaculada Concepción, pintado y firmado por Murillo. En las calles laterales se encuentran las esculturas de San Servando y San Germán y en el ático la Glorificación de San Felipe Neri con San Pedro y San Pablo a los lados. Encuentras también en la clave del arco un lienzo ovalado del Padre Eterno, de Clemente Torres. En la primera capilla del lado del evangelio se adora una Dolorosa. La capilla central, Sagrario de la Iglesia, es un conjunto barroco de mármoles italianos del siglo XVIII. Encontrarás en ella el Cristo de la Expiración. La siguiente capilla tiene un altorrelieve de madera policromada que simboliza la Adoración de los Reyes, es obra de José Montes de Oca en 1728. Sobre la mesa de altar está la cabeza de San Juan Bautista, de barro cocido, atribuida al escultor Torcuato Ruiz del Peral. Esto es sólo una pincelada. Hay mucho más, cuando vengas podrás conocer todos sus detalles.